La fotografía de naturaleza ofrece una atmósfera especial que relaja a la vez que refresca, gracias a sus puentes, bosques, ríos y cascadas.